jueves, 10 de diciembre de 2009

Poesía XLII


Agua


Átomos que descomponen la luz


componen la partícula del todo


que fluye entre los rígidos peñascos


y ocupa el vacío que deja la razón.


 


Voy hacia las profundidades que están


porque el centro de las naturalezas me atrae


como parte fundida del líquido que viaja


cambiando de apariencia según el lodo o el sol.


 


Me acerco a las verdes o áridas orillas


acariciando las costas de la existencia,


encontrando la boca sedienta, llevando la semilla,


mezclándome con las raíces y los insectos.


 


Salto al vacío si me empuja el desafío,


el todo de la altura es  nada al llegar,


el vértigo confunde a la razón porque es instante,


la libertad es ser en el destino, saltando sin dudar.


 


Viajo en el filo de la ola cuando la tempestad me arrastra,


el sol y la luna me iluminan fundiéndome en la inmensidad.


 Se transforma mi apariencia, me transformo en  lo demás,


atravieso las mareas hacia el horizonte sin espacio ni tiempo.


 


Voy hacia ti, ser.


Voy hacia donde mi alma trasparente me lleva,


aunque la claridad no siempre sea sustanciosa,


aunque brille demasiado o me oscurezca en ese viaje.


 


Soy quien pasa por debajo del puente,


el que se va y el que está, el que nutre y continúa,


soy la fuente y quien besa los pies de las aves,


soy el deseado y el que ahoga, soy en lo que es.


 


Estoy en todas partes porque estoy aquí,


y en mi viaje continúo siendo parte.


Estoy contigo porque estás ahí,


estoy, porque voy y porque vuelvo.


 


A la hora en que se funden el día y la noche


pleamar y bajamar se equilibran en la danza eterna de las aguas,


a la hora de la bruma en los arroyos y del reflejo quedo en los estanques


el silencio y la existencia dan el tiempo que retorna para ser en todo siempre.


 


Pablo Rego - ©2009

martes, 10 de noviembre de 2009

Poesía XLI


  


Colores en mí


 


Los colores quieren irse de mí


a pintar el fin del mundo,


como ocurre siempre que lo gris


avanza fatalmente quedándose con todo…


 


…con todo lo que veo Yo, lo que alcanzo con mi ser,


con mi alrededor, con mi horizonte,


con mis abrazos, mi mirada y mis señales,


con los árboles soñados y el cielo despejado.


 


Siempre se van detrás de la utopía


queriendo policromarlo todo, como mi interior.


Corren detrás de los huecos y los vacíos,


de las caras muertas y los olvidos.


 


Al fin, mientras salen los colores,


el gris lo va ocupando todo:


el rojo del alimento,


el naranja del cuerpo tibio y amable,


el amarillo de las certezas,


el verde del amor a todo,


el azul de las canciones y las bromas,


el blanco luz de la percepción,


el violeta de la libertad.


 


Los colores quieren irse de mí, otra vez,


pero un latido nuevo ha crecido en mi corazón,


un instante que no tenía golpea la puerta de mi ilusión


y me empuja a abrir más mis ojos, evitando cataratas de dolor.


 


Un momento en el que cabe todo el tiempo


me muestra la realidad con sus colores que no son los míos;


el gris lo salpica todo, en su medida, justa por ser propia,


se mueve, danza con todo y regresa al comienzo de las cosas.


 


Me quedo en silencio, con el arco iris pintado en la piel,


observando un mar sereno y verdadero,


las olas están fuera, como las nubes,


las tormentas y los ojos vacíos.


 


Siento un soplo de vida, de verdad,


abrazo mis colores sin la falsa meta de poder pintar el mundo,


sintiendo que el vacío es mucho y la alegría escasa y valiosa…


…me quedo con el calor y las flores,


esperando a que pase lo que siempre acaba por pasar.


 


Pablo Rego - ©2009

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Poesía XL


 


Prisas


 


Deja que la paz florezca,


que las prisas no desdibujen el paisaje


que discurre al costado del camino.


 


Sin contar los días,


al tiempo de cada tiempo el paso es un latido


que canta con su pulso los cambios y el destino.


 


El alma tiene un ritmo,


palpita con la tierra y con la eternidad,


late junto a las estrellas, late en ti, late, tú.


 


El apuro empuja hacia el tropiezo,


la línea del horizonte se deshilacha y confunde


en medio de tumbos, caídas y golpes.


 


Las voces de urgencias mal habidas


malaconsejan a las almas y precipitan a los corazones


hacia el abismo del mañana.


 


Los días de ansiedades combustibles


incendian los paisajes del cariño,


calcinan los momentos del abrazo,


degluten el espacio y el silencio,


asfixian las sonrisas y el humor,


desintegran la calma y el vacío,


terminan con los sueños y el amor.


 


Respuestas ahora,


soluciones ya,


alivio de los miedos,


protecciones del dolor,


seguridades asesinas de la risa


en frascos apurados y pequeños,


que como el veneno más certero,


lentamente, sofocan al corazón.


 


Pablo Rego - ©2009

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Poesía XXXIX

 

Publiqué otra versión de "No te metas" La anterior me parecía demasiado pedestre, aunque no sé si esta vuele demasiado. Gracias por los comentarios!! Sonrisa

sábado, 29 de agosto de 2009

Poesía XXXIX


 


No te metas (v1.1)


 


Si tus ojos deforman el cielo y las estrellas,


suelta la cometa y goza de la oportunidad de tener tu propia vida.


La distracción puede llevarte a un paraje lejano en el que olvides quien eres


y luego de indagar en los mundos que no entiendes


te habrás perdido en laberintos ajenos


de los que nunca sabrás como salir.


 


Si crees que lo sabes, permítete la duda,


quizá existe un iceberg que nadie te contó


o la montaña es alta y las cumbres borrascosas.


El sol y las estrellas pueden verse del revés,


y las palabras que no escuchas tal vez callan lo que la consciencia sugiere.


 


Nuestras puertas sensibles se abren por presencia o ausencia de la voluntad,


por necesidad y también por descuido de las formas y de los límites;


Las moscas entrarán por tu ventana ante el descuido;


saborea el silencio sagrado que diferencia al ignorante del sabio,


deja que el tiempo pase y verás la realidad sin que nadie te la cuente.


 


Abraza, escucha, tolera, entiende,


Si malgastas el magnánimo don del habla para alimentar inquietudes,


desperdicias la oportunidad de comprender para aportar ruidos ausentes,


te entretienes engordando miserias y dolores ajenos:


No serás mejor persona, no podrás crecer.


 


Mira lo que ves,


lo que no está frente a ti no está para ti,


pero no prejuzgues la ausencia.


Quizá exista una realidad conformada por  tu ignorancia


porque tu árbol no te cuenta lo que hay en el resto del bosque.


 


Pablo Rego - ©2009


lunes, 10 de agosto de 2009

Poesía XXXVIII


 


He de haber sido.


 


No recuerdo haber estado,


pero tengo para mí que mucho he fallado,


de algún profundo abismo temporal


llegan a mí castigos que yo mismo habré impulsado.


 


Ojos, ojos que miran horrorizados mi silencio,


manos calientes que acarician navajeantes mi cuerpo tibio,


eternas y olvidadas frases que persiguen mi espalda dolorida,


ecos de ultravida que atraviesan los nacimientos y las muertes para hablar.


 


He de haber me equivocado mucho y no lo ,


he de haber comido carne humana, colgado niños en las plazas,


he de haber comido corazones vivos y arrancado los ojos a las niñas,


he de haber salido a los balcones para arrojarme desde allí una y mil veces.


 


Más de cien soles habrán dibujado mi sombra,


quemado mis pies y mis alas, resecando mi alegría y las lágrimas del tiempo,


mil reflejos de futuro se escondieron tras las rejas de los años,


siempre el tiempo es quien regresa remarcando unas líneas sin memoria.


 


Patéticas señales de este tiempo me recuerdan algo que sospecho,


la sangre de la daga entre mis dedos, el chasquido del látigo en sus cuerpos,


el amargo fondo de los huesos derramándose en mis tripas,


y las lágrimas, siempre muchas, siempre amargas.


 


No recuerdo bien si algún camino tenía esas señales o las tiene,


no recuerdo si andaré perdido o si esta vida es un futuro,


no recuerdo ya algún sueño florido y distendido,


ha de ser porque alguna vez, en algún tiempo,


mi alma se olvidó de todo signando así mi último destino para siempre.


 


Pablo Rego - ©2009

martes, 19 de mayo de 2009

Poesía XXXVII


Sol-o


 


¿Te has fijado en el sol?


 


Todos se nutren de él a la distancia,


pero debe estar solo


porque quien se acerque demasiado


se convertirá en cenizas.


 


Es su destino la soledad,


su ser de fuego es su propósito,


mas los aventureros quieren ingresar entre sus llamas


para capturar su esencia.


 


La esencia del sol es combustible,


la incandescencia que deslumbra a la distancia


brota de sus tripas inevitablemente luminosas


desde un magma vivo que debe salir hacia el universo.


 


Sus lenguas ardientes queman a veces,


su órbita es siempre su camino,


su estar en él le impide verse como el Sol.


Esta es la naturaleza de todos los equilibrios.


 


Cuando llega la noche y tú te duermes


Él sigue viajando entre la oscuridad,


sabiendo que otros se nutren de su luz


y que el día continúa aunque no lo veas.


 


Siempre hay mañana porque hay sol,


hay vida y hay luz porque él sigue su camino


hay consciencia y existencia bajo la luz que siempre llega,


hay calor, al fin, porque sus rayos viajan en el tiempo.


 


Es su destino la soledad y la distancia,


es su camino de aprendizaje,


su forma de ser lo que le ha tocado en gracia.


Nutre, ilumina, calienta, quema,


porque es Sol.


 


Pablo Rego - ©2009

miércoles, 13 de mayo de 2009

Poesía XXXVI


Escribí este poema inspirado en el paraíso, el árbol, durante la primavera valenciana de 2009. Cuando vivía en esa hermosa ciudad española el aroma a las flores de los paraísos, que descubrí como un tesoro, resultaba ser un puente sensorial que me comunicaba con mi infancia en Buenos Aires, cuando las calles de los barrios estaban repletas de viejos paraísos que con el tiempo se fueron quitando. Ese aroma es en parte para mí el de la primavera de mi infancia y adolescencia porteñas. 

En 2018 me reencuentro con estos árboles en el patio de mi casa, y hoy, que agrego estas líneas y sumo a esta antigua publicación la foto, disfruto del aroma de sus flores con una sensación de silenciosa alegría que me sugiere otra vuelta más en la espiral de la experiencia de la vida. (Octubre de 2018)

Paraíso (Valencia, 2009)

(Destellos de todos los tiempos)

Señales,
un aroma a nuevo día comienzo de nueva vida,
comienzo de otra vuelta hacia el próximo comienzo.

Un aroma blanco de primavera fresca y joven,
parte del hogar que llevo conmigo
desde las raíces enterradas en lo profundo, húmedo y oscuro.
Acompañan ese perfume las andanzas en la noche adolescente,
los regresos entusiastas del calor naciente,
la ilusión, el sueño,
el deseo verdadero de lo verdadero.

Viejos Aires que regresan
desde el sur en mi recuerdo,
nuevos soles que iluminan con olor a Mar.

Conozco este sitio deseado y perseguido,
en donde bailan con el viento las mujeres liberadas
cuando la pureza lo permite y emerge debajo de la piel
el brillo único de la plenitud viviente.
Allí y aquí,
un puente entre el amor y la distancia,
entre las calles de las ciudades junto al agua.

Allí y aquí
Hay dos primaveras,
dos oportunidades que el mundo ofrece
a la gloria efímera de su estallido.

Allí y aquí
hay paraíso, hay cielo, hay luz,
hay amor y abrazos, hay aire y tierra,
hay un solo sitio.

Allí y aquí
está en mí;
Una unidad de aroma único,
un solo mundo al que sólo se puede entrar
mediante la comunión con el universo
y la levedad de vivir sintiendo.

Pablo Rego - ©2009

sábado, 11 de abril de 2009

Puertas abiertas (Poesía XXXV)

Me fui dejando un rastro de mí,
papeles volando como pájaros huérfanos
saliendo por la puerta abierta al aire nuevo,
al sueño, al deseo.

Me fui, quitando los cuadros de los muros, 
dejando las marcas en las grises paredes
que ya no quería ver,
mirando hacia adelante en el camino,
atravesando parques y avenidas.

El destino es un dibujo que ignoramos hasta ser, 
somos trazo de un lápiz que nos sigue,
que dibuja bajo nuestros pies.
Somos el vuelo del día de una mariposa
y el largo recorrido a pie del elefante.
Somos tormenta, a veces tempestad,
somos brisa y rocío, aurora y libertad,
umbrío rincón y también pena.

Me fui dándole la espalda al pasado… 
o el pasado se quedó detrás d mí,
me fui siguiendo el horizonte como siempre.

Y siempre llega la noche, 
al fin llega el silencio que tarda en llegar,
siempre soy con mis recuerdos y mis rumores,
con mis imágenes intactas de niño soñador e ingenuo.

Me fui para seguir, y llego al sitio al que nunca llego, 
estoy en un espacio que no imagino,
en un tiempo que no comprendo,
en un olvido de casi todo,
en un incierto pleno de vida real.

Regreso amnésico de andar 
a mi refugio conocido;
Estos dedos bailando sobre las letras,
estos ojos cansados de mirar,
este pecho caliente y explosivo
que me abraza por dentro sin hablar.

Vivo, al fin, 
viendo que las sombras y las luces salen de entre los huesos,
que aquello que era y es
se amontona en una idea de mí que yo no tengo y me posee.

Vivo sin otra intención que vivir,
sin otro sueño que seguir soñando, 
sin más deseo que seguir amando
levemente,
sin razón.

Pablo Rego - ©2009

martes, 24 de marzo de 2009

Si no canto lo que siento...

 

Tantas veces siento esto.. que me emociona sentir la voz del "flaco" en una disquería de barrio que hay en mi cabeza...

 

Barro tal vez (Luis Alberto Spinetta)

 

Si no canto lo que siento
me voy a morir por dentro
he de gritarle a los vientos hasta reventar
aunque sólo quede tiempo en mi lugar
si quiero me toco el alma
pues mi carne ya no es nada
he de fusionar mi resto con el despertar
aunque se pudra mi boca por callar
ya lo estoy queriendo
ya me estoy volviendo
canción barro tal vez....
y es que esta es mi corteza
donde el hacha golpeará
donde el río secará para callar
ya me apuran los momentos
ya mi sien es un lamento
mi cerebro escupe ya el final del historial
del comienzo que tal vez reemprenderá
si quiero me toco el alma
pues mi carne ya no es nada
he de fusionar mi resto con el despertar
aunque se pudra mi boca por callar
ya lo estoy queriendo
ya me estoy volviendo canción
barro tal vez...
y es que esta es mi corteza
donde el hacha golpeará
donde el río secará para callar

 

Esta versión es la que yo conocí, cuando comencé a transitar los conciertos en medio de la efervescencia de la vuelta a la democracia en Argentina http://www.youtube.com/watch?v=mWA8A5Fk9Vo

 

Esta es una versión de hace un par de años, el último formato del "flaco" http://www.youtube.com/watch?v=ptvumTzOE3g

 

Dos comentarios:

1) sigo sorprendiéndome con YouTube

2) Larga vida a Luis Alberto Spinetta!

 

sábado, 21 de marzo de 2009

"No se desesperen"


 

Esta letra es de uno de mis grupos de música favoritos de todos los tiempos. Quizá una de las razones sea que fue el primer grupo de rock que vi en directo, pero también porque sonaban y suenan como pocos. Sí, claro, no sólo mío, pero la verdad es que cuando con el correr de los años hay pensamientos que sguen vigentes, es justo destacarlos. Coincido, sobre todo en estos tiempos, con la visión constructiva y liberadora de canciones como ésta (a quienes no conozcan a Los Abuelos de la Nada, les invito a escucharlos)  

 

No se desesperen (1983)

(Los Abuelos de la Nada)

 

La tristeza, no camina,
la alegría, todo el día...

Sobre un arco iris nace tu esperanza ya,
no tengas dudas pronto brillarás,
críticas injustas, juventud sin unidad
es todo un verso, lo demostrarás

 

Tira las palabras finas que no sirven más,
guarda las sabias, son las de verdad

No se desesperen locos si algo sale mal
no se detengan hay que ir a más,
no se desesperen locos si algo sale mal
no se detengan…

La energía, nuestra amiga,
no respondas, porquerías

Brillará tu alma alejándose del mal
cuando te ocupes de la humanidad,
demostrarás que tu amor es grande y de verdad
cuando abandones la mediocridad

Un rey verdadero, sabio y justo erigirás
si tu energía no tira para atrás...

No se desesperen locos todo va a andar bien
ninguna bala parará este tren.

lunes, 2 de marzo de 2009

Poesía XXXVI

Búsquedas perdidas

 

La soledad,

a veces conocida, a veces necesaria,

habita en las esquinas, en los bares,

en las mesitas de noche y en los hospitales.

 

El temor se lleva las sonrisas

y regresa por los sueños y la libertad.

El dolor se queda con la fe

y dibuja un mañana urgente, irreal.

 

Todos buscando los colores

en la monocromática urbe,

pero abundan las monedas en las manos

y escasean las caricias.

 

Todos provocando ansiedades,

resultados para algo siempre nuevo,

pero los corazones se fragmentan

y los niños ya no juegan.

 

La soledad persigue  a quienes huyen:

en la calle, a los que van y a los que vuelven,

en la noche, a los que tejen fantasías,

en el día, a los que no comprenden el ritmo de sus pasos.

 

La violencia de elegir a las personas

inspira encierros y refugios,

el orgullo y la fantástica convicción

esconden la verdad y la sabia tolerancia.

 

Todos buscando mágicas recetas

en las letras que repiten lo que ignoran,

desechando las voces más cercanas,

las del norte que nació con cada quien.

 

Todos corriendo hacia el abismo,

ignorando las virtudes del vacío.

 

El silencio, esa máxima verdad,

se lo lleva todo, mostrándonos al fin

nuestro destino.

 

Pablo Rego - ©2005