miércoles, 11 de diciembre de 2013

Más alma (Poesía LIV)
















Más alma

He visto el resplandor más de mil veces
con estos ojos y sin ellos,
he viso el horizonte desde lejos y el sol poniéndose en mis sueños

Soy testigo del silencio cuando las nubes abren paso a la consciencia
cuando más allá de los oídos
el sonido es movimiento y no ruido

Las paredes construidas en mi mente
van formando laberintos,
confusión del andar de los caminos, entre lunas de ensueños y misterios

Entre el humo de creencias demolidas
los ladrillos ideados van cayendo,
contemplando el más acá y el más allá el pasado se hace leve en el silencio

El latido de luz del corazón
atraviesa pulsando por mi calle,
llevándose a su paso el torbellino que oscurece la percepción de mi destino

La Matriz es un monstruo invisible
que mantiene a las mentes atrapadas
que refleja hasta el cansancio las ficciones la cruel ceguera compartida

Se repite la fórmula del tiempo,
la cuenta cotidiana de la eternidad
tomando las medidas de lo eterno desaparecen el cielo y el presente

Mientras nado entre corrientes pedregosas
sé que existe el ritmo exacto,
el perfecto fluir en la materia del río que me lleva el océano de plenitud inevitable

El amor es una balsa,
un traje de delfín habilidoso,
la respuesta del salmón, la intuición, una burbuja brújula de luz

Los muros caen de olvido,
la fuerza que me lleva a la prisión de mi yo
se rinde ante la creatividad, veo desde el centro, sigo todos los caminos en Uno

Los días son semanas o minutos,
los abrazos conexiones ciertas con la unión,
los ojos abiertos son mensajeros del alma del Universo que derrota al tiempo

Incansable en sus señales
la consciencia dibuja puentes donde creo nada,
enciende hermosas lucecitas que no veo o veo sabiendo que lo sé, o no sé nada

Eternamente la luz
al final se manifiesta, siempre,
el camino se ilumina, el amor se hace presente, amanece

Con la mente, con las dudas,
con la gratitud por percibirlo, con la alegría de compartir,
el universo toca su música en mí y resueno en el camino

El escenario se desarma
se expande hasta el infinito la existencia
nada es todo, la sonrisa crece y sé que estoy en el sonido siempre

Alma con tu alma,
aprendiendo a ser más alma
cada día en mi nave de tiempo, en mi yo, que no descansa.



Pablo Rego ©2013